jueves, 13 de noviembre de 2008

HACE UNA SEMANA...

Es una de las frases que se me quedaron...un día, después una semana, un año...
Han sido tres años luchando como el la película de 300..., sabiendo que podría ganar una batalla, o dos, incluso siendo optimista tres, pero no la guerra. Hoy hace una semana que murió mi padre de un cancer de pulmón, supongo es normal, que un hijo entierre a un padre, pero la verdad es que jode...

Pero a la espera, que me salga algo, rabia, tristeza, angustia...os contare un poco la vida de mi padre.
Musico de conviccion, consigio que pudieramos vivir de algo que para el no era un trabajo. Nino Bravo, ensayaba en casa de mis abuelos ( Catarroja). Acompaño a un monton de cantantes famosos de la epoca, incluso hizo de "telonero" para Heroes del Silencio...jejeje. La orquesta Mancy, fue la culpa de que yo me criara en esta tierra, despues fue la Aitana, que cuando se separo, fue ya cuando dejo un poco la vida "bohemia", argumentando que estaba cansado...
Os podria contar un monton de cosas mas, sobre su vida, pero estas me las reservo para mi.
Despues de una semana para digerirlo, sigo pensando que admiro a mis padres. Supo afrontar el Cancer, como enfrento toda su vida, con valentia y una sonrisa de oreja a oreja ( y las tenia pequeñas el hombre...).
Sigo sin poder llorarle, creo que es por que nos dio tiempo a decirnoslo todo...he tenido suerte.

3 comentarios:

Josep dijo...

Ja sabem per que ens tenies abandonats.

Veig que ho portes bé, no afegiré res mes...
Ens veiem per les parets.

destilator dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
destilator dijo...

¡Hola Kike!:
Pues no hay arreglo y con el tiempo, deberás aprender a resignarte, lo que pasa es que cuando te entra el sentimiento, te hundes y lo mejor es pegar cuatro lloradas buenas para desahogarte. Poco a poco, con el trabajo de cada día, vas ocupando la mente y el sentimiento se desvanece en recuerdo, un recuerdo que nunca olvidarás.
Y cuando la amargura se te apodere, llora todo lo que puedas sin reprimirte porque es la mejor medicina.
Recibe un fuerte abrazo rompe costillas y ánimo. Julián